sábado, 1 de febrero de 2014

La luna



Foto tomada en el Bol Nou, Villajoyosa (Alicante)
 

La luna

A Federico García Lorca

Ya nadie mira a la luna,
la luna ya no es de nadie;
ya no la cubren de besos,
ya no la bañan con sangre.


Ni ya le escriben poemas,
ni ya le clavan puñales;
ya no hay tragedias de amores,
ya no hay amor, no hay amantes.

Ya pasa sola la luna,
ya pasa sola, sin nadie;
ya no amontona secretos
ni alumbra sueños, como antes.

¿Adónde fuisteis, poetas,
adónde fuisteis, amantes,
que la dejasteis sin versos,
que sin amor la dejasteis?

Ya no es de nadie, ni es luna,
la luna que ahora nos sale;
porque es un círculo sólo,
y sólo un círculo errante.

Sólo un castillo arrumbado,
sólo un recuerdo distante;
sólo una historia en un libro,
sólo una estatua en un parque.

La luna no será luna
sin corazones que amen;
sin pensamientos que vuelen
y sin poetas que canten.

Y es esa luna, lunero,
la misma luna, no obstante,
que tú metiste en los versos
porque era tuya una parte.

Pero los hombres son otros
y otras las cosas que valen;
y otros los ojos que miran
y otras las formas de amarse.

La luna no será luna,
porque la luna es mirarse:
asesinar con los ojos
hasta el dolor de la sangre.

Del libro El cielo se hizo de amor (1986)
 
Mariano Estrada www.mestrada.net Paisajes Literarios

8 comentarios:

  1. Nadie como Lorca para hablarle a la luna y me ha gustado como lo has hecho tú. Yo también he hablado con ella en más de una ocasión. Gracias por remover mis versos, que espero que vuelvan a fluir como solían.

    ResponderEliminar
  2. Esa fue, en principio, la razón por la que le dediqué el poema, amigo Alonso. Hubo alguna otra, pero de mucho menor peso.
    Para alguien que escriba versos la luna es siempre un objetivo. Suerte con los tuyos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. De él era una parte porque la hizo suya y la conocía como nadie, como esos nadies que lo son todo. Alonso, mírala de tanto en tanto y verás como te regala su parte, y hará que vuelva a fluir el río que mencionas. A Mariano.... sonrío... sobre el escritorio de su corazón asoma escritura formalizada de ser el propietario de un rayo de Luna. Aunque Alonso de Valdecuellos le dijo que viviá solo, y que de cuerdos era ser arquitecto y no más, a lo que el poeta descreído respondiole que tributos al rey pagaría, pero que libre era de cruzar al bosque.... y seguir persiguiéndola hasta encontrarla... y la encontró¡, y casose con ella, con ambas. Con la mujer hermosa, y con la poesía de plata. Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, an v: "con la mujer hermosa y con la luna de plata". No puedo estar más de acuerdo. No obstante, te voy a contar una anécdota en la que tienen parte las dos. Está escrita en un libro del que de momento solo hay dos ejemplares, editados en cuero. Verás: escribí el poema en Baeza y, como no lo rematé, le dije a la hermosa que la luna era suya y que, por tanto, la llevaríamos con nosotros a casa. Entonces ella me dijo: "Y si la luna es mía, ¿por qué se la has dedicado entonces a Lorca?. Una observación de peso. Pero no hubo conflicto de intereses. La pregunta era retórica. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Buen poema pero en Conil todos los años, en agosto, los poetas le recitamos y cantamos a la luna llena.

    ResponderEliminar
  6. Hola: hace unos días, una amiga me hizo una observación parecida. Esta fue la respuesta que le di:
    "La sociedad occidental, que es donde hay que situar y contextualizar el poema, en términos generales ya es muy poco romántica, Evidentemente lo fue en otro tiempo y el mayor símbolo de ese romanticismo, en lo que se refiere al amor, era la luna. Pues bien, ese es el sentido que yo le quise dar al poema, pasando por alto los particularismos, que los hay, como es obvio. En todo caso, todas las opiniones son respetables. Y la tuya lo es, por supuesto. Un abrazo"
    Espero que esos recitales a la luna llena se sigan celebrando en el futuro. Y que surjan movimientos parecidos en todo el mundo. Nada me gustaría más que la apreciación manifestada en el poema fuera errónea. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, Blanca: tal vez lo mejor de este poema sea su sencillez. Es accesible a todos el mundo. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar